El futuro de las Religiones:

Una visión de la biología evolutiva

Klaus Jaffe

http://atta.labb.usb.ve/Klaus/klaus.htm

kjaffe@usb.ve

 

 

La biología evolutiva es una ciencia, enraizada en varias otras ciencias en forma interdisciplinaria, como la genética, ecología, anatomía comparada, paleontología, geología, física, química y otras, que busca entender la dinámica evolutiva de la vida sobre nuestro planeta.

 

 

            La pregunta mas importante que se hace la biología evolutiva ante los fenómenos biológicos es ¿Cual es su valor adaptativo? Por ejemplo, en el caso del vuelo de los pajararos, el valor adaptativo de esta conducta ciertamente es el de movilizarse eficientemente y escapar a los predadores. En el caso de las conductas sexuales, el valor adaptativo evidentemente es el de la reproducción, permitiendo la perpetuación de la especie. Ahora bien, ¿Cual sería el valor adaptativo de las religiones?

 

            Me atrevo a proponer dos funciones adaptativas para las religiones: El manejo del Conocimiento (por ejemplo el manejo del miedo a la muerte) y el logro de la Cohesión Social.

 

           

 

El manejo del conocimiento es un proceso complejo, ya que diferentes niveles del conocimiento deben de manejarse en forma diferente. Las religiones parecen ser muy buenas en manejar lo desconocido y lo apenas conocido.

           

 

 

Por otra parte, es evidente que la religión confiere fuerza y coherencia al grupo. No hay grupo humano primitivo que no comparta algún marco de referencia religioso-espiritual. Este marco es el que permite la existencia del grupo y cementa su cohesión

 

 

Antes de analizar estos dos aspectos, desde el punto de vista de la biología evolutiva, requerimos hacer una pequeña exploración científica en la historia de nuestra especie.

 

 

 

             A vuelo de pájaro, analizando la historia del cosmos y el de la vida, con ventanas temporales que aumentan su resolución logarítmicamente, observamos como el fenómeno de la vida es reciente en la historia del cosmos y la emergencia de los humanos es reciente en la historia de la vida.

 

 

          

 

           Sin embargo, dentro de la dinámica de la emergencia de la vida, las conductas relacionadas con el amor, el respeto y la moral han aparecido muy temprano, marcando nuestros genes e incorporando sus mecanismos neurofisiológicos en nuestra fisiología.

 

 

 

Estas conductas están fuertemente relacionadas con sentimientos religiosos. La neuroquímica nos enseña que las hormonas que modulan el amor, la solidaridad social, el vinculo en los negocios y los sentimientos religiosos son las mismas. Una de ellas, que parece jugar un papel muy importante en el disparo de estos sentimientos, es la oxitocina (CYSTYRILEGLNASNCYS -  PRO – LEU - GLY).

.

 

 

Estos descubrimientos nos permiten visualizar que el cemento emocional-social base de las organizaciones sociales en animales no es muy diferente a lo que sentimos los humanos. Esto es, la biología tiene mucho que enseñarnos en la comprensión de los fenómenos sociales

 

 

                  

 

           

            Sin embargo, cada especie tiene sus características únicas. Homo sapiens no es la excepción en esto.

 

 

 

         S Carroll:  Nature 2003

 

            En la historia evolutiva de los homínidos y en la emergencia de los humanos, vemos en todas las especies precursoras la marca de los social.

 

 

 

         La característica más importante que podemos notar en la evolución de estos homínidos es la encefalización cada vez mayor. esto es, el incremento de la masa encefálica en los homínidos mas modernos.

 

 

 

 

         Este incremento en el tamaño de nuestro cerebro se dio básicamente el lóbulo frontal. Ello significa, que la evolución moderna del humano se caracteriza por un incremento notable de su capacidad de raciocinio, mas no en su capacidad emocional ni en su diversidad de sentimientos.

 

 

 

 

En cuanto a la religión, esta aparece bastante temprano en la evolución del humano. No podemos descartar rasgos religiosos en nuestros antepasados australopithecinos. Sin embargo, tenemos seguridad de la existencia de practica de ceremonias mortuorias en los primeros Homo sapiens y en nuestro posible antecesor que probablemente erradicamos del planeta, Homo erectus.

 

 

 

 

         Ciertamente, la aparición de religiones mas estructuradas vino acompañada de una estructuración mas sofisticada de las sociedades humanas.

 

Sumer 3000-2500 ac

 

 

         Es solo a partir de los Sumerios que tenemos registros escritos de nuestra historia. Estos registros nos revelan la existencia de religiones con un número sorprendente de elementos que todavía hoy en día mantienen nuestras religiones.

 

 

 

            Sin embargo, la emergencia de las religiones modernas actuales, se produce en el periodo comprendido entre el florecimiento de la cultura griega clásica y la aparición de la ciencia en el renacimiento europeo.

 

 

 

 

           La emergencia de la ciencia ha transformado nuestra civilización de forma tan profunda que ha afectado a toda la humanidad y ciertamente determinará el futuro que tomarán las religiones. Es el momento de regresar a nuestras cuestiones iniciales.

 

 

         En cuanto al efecto de la religión sobre la cohesividad social, la historia nos enseña que la religión siempre ha estado ligada al poder y es en la mayoría de los casos su símbolo más importante.

 

 

 

         Aga Sofía, la actual mezquita de Estambul, símbolo del poderío islámico fue por siglos el orgulloso símbolo del cristianismo durante el imperio romano.

 

 

 

         En general, la historia de las religiones no es separable de la historia de nuestra civilización, de la historia de las guerras, de nuestros imperios y de nuestros orígenes.

 

 

 

         Al igual que muchas culturas, muchas religiones se extinguieron. Fueron las religiones asociadas con estructuras socio-políticas exitosas las que sobrevivieron hasta nuestros días.

 

 

         En este sentido, podemos predecir con cierto grado de confiabilidad, que en el futuro, las religiones deberán adaptarse a un mundo mas globalizado, mas tolerante y más pacifico, fomentando la armonía y la paz entre los hombres más que el predominio sobre otros o la hegemonía entre los humanos.

 

 

 

 

 

 

         En cuanto a la función cognoscitiva de las religiones, esta sufrirá cambios muy importantes en el futuro.

 

 

 

         La relación entre ciencia y religión no ha sido harmónica siempre. En momentos pasados y actuales, esta relación ha sido conflictiva y llena de contradicciones.

 

 

         Es ciertamente la ciencia que esta expandiendo el mundo de lo medible a expensas del mundo de lo desconocido.

 

 

 

         El ejemplo mas conocido entre los conflictos que pueden emerger entre la ciencia y la religión es el caso de Galileo. Aquí, aunque tarde, fueron las ideas de Galileo quienes resultaron victoriosas. 

 

 

         No fue la suerte de Giordano Bruno, y muchos otros, que perecieron quemados vivos en hogueras que buscaban mantener el predominio de la religión sobre la ciencia.

 

 

 

         Nuevos descubrimientos de la ciencia abren mundos que nuestros antepasados no podían ni imaginar hace dos mil años, época en la que se consolidaron varias de nuestras religiones. Nuevos conflictos entre ciencia y religión están apareciendo. Uno de ellos en la visión que la humanidad va descubriendo sobre los procesos reproductivos. La clonación, la reproducción in vitro y la ingeniería trans-génica despertarán ciertamente nuevas áreas de conflicto entre ciencia y religión.

 

 

 

 

         Es probable, que al igual que en la historia evolutiva de nuestra especie, sea la razón que vuelva a triunfar. Ello nos permite predecir que las religiones deberán ser cada vez más tolerantes a los descubrimientos científicos, centrando su actividad cada vez más en asuntos del espíritu y menos en asuntos de ingeniería social y del manejo de conocimientos.

 

 

         Veo con optimismo a una humanidad cada vez mas integrada a la naturaleza y al mundo al que pertenece, y veo a las religiones jugando un papel fundamental en esta tarea.